La nueva comunicación


El nuevo escenario que dibuja la revolución digital y la necesidad de insuflar confianza en los mercados exige una nueva forma de comunicar . Cuando uno combina cerca de 20 años de experiencia en relaciones públicas y comunicación corporativa con el compromiso de la organización para alcanzar la sostenibilidad, se produce una situación que muchos de mis colegas calificarían de mágica.

De repente, uno se ve gestionando una estrategia de negocio que demuestra y crea valor financiero-contable, atrae el mejor talento y permite compartir la visión-misión individual con la corporativa, hace naturales las relaciones de colaboración con las instituciones y autoridades reguladoras y consigue la comprensión y apoyo de los grupos afectados por la actividad de la compañía (los stakeholders), sobre todo de los clientes. Casi inimaginable en el escenario pasado (aunque aún muy presente en la mayoría de las empresas españolas) de una comunicación poco transparente, tendente a “esconderse” y con escasa actividad de compromiso y colaboración con la sociedad en que se opera.

Esta nueva comunicación incluye abrirse y dejar que el público vea a través de la ventanas, conozca las actividades y comparta las preocupaciones sobre el sector en que se opera y los retos a afrontar para hacer más rentable el negocio económica, social y mediomabientalmente. Muchos pensarán en cuentos de hadas al leer esto, pero lo cierto es que está ampliamente demostrado que cuando se comprende mejor la actividad, retos y necesidades de un negocio, lo habitual es que los públicos del mismo se conviertan en los principales promotores y se muestren orgullosos de tenerlo en la comunidad.

La nueva comunicación se rige por cinco claves que son necesarias para conseguir el permiso para operar y el apoyo de los stakeholders, no necesariamente en el orden en que se expone, aunque sí es deseable hacer algo al menos en alguna de las áreas.

Clave 1: Gestionar la reputación como parte de la estrategia de negocio

Sirve para comunicar el por qué. Demostrando la contribución que una compañía, sus empleados y sus productos hacen a la comunidad. Se trata de añadir valor para todos y no sólo para el accionista.

Clave 2: Integrar los principios de sostenibilidad en las operaciones de la compañía

Comunica el cómo. Los empleados entienden la importancia de seguir estándares medioambientales, el mantenimiento de los equipos y las inversiones en programas para afianzar su seguridad y bienestar. Se trata de pasar de las palabras a la acción, con beneficios rápidamente comprobables, gestionando los riesgos del mercado y construyendo credibilidad mediante colaboración con grupos de interés externos para lograr los objetivos de sostenibilidad. Es la forma más segura de ganar la “guerra del talento”.

Clave 3: Compromiso y apoderamiento de los empleados

Comunica el quién. Los empleados son el principal stakeholder de cualquier compañía. Ellos tienen contacto directo con los principales grupos y, sobre todo, con los clientes. Un flujo transparente y transversal del conocimiento y la información hace que puedan aplicar con máxima eficacia su conocimiento de la compañía y del cliente.

Clave 4: Transparencia

Comunica el para qué. Ser honesto en comunicar el impacto positivo y negativo de las actividades de la compañía es el mejor paso para obtener la aprobación y el apoyo de los stakeholders.  Incluye el impacto de las operaciones, productos/servicios, así como los beneficios para los empleados y la comunidad.

No se trata de dar información que pueda ser usada en nuestra contra o dar claves de nuestra gestión a la competencia, pero sí de anticiparse a informaciones y/o reacciones negativas.

Clave 5: Maximizar el compromiso con los Stakeholders

Comunica el qué. Se trata de comunicar el valor añadido que la organización aporta con su actividad. De comunicar el sentido de sus productos y servicios y cómo contribuyen a mejorar la vida de las personas.

Los medios sociales en internet (Twitter, Facebook, blogs, Google Health, ect..) se han configurado como un canal muy adecuado para lograr el desarrollo de estas cinco claves de forma eficaz.

En el caso de la salud, las aplicaciones, servicios y herramientas de la llamada “Health/Salud 2.0” para los pacientes, cuidadores, médicos e investigadores permiten conseguir y facilitan:

  1. compartir información y conocimientos en red, de igual a igual
  2. Participar
  3. Mediar para conducir el debate y la acción
  4. Transparencia y credibilidad
  5. Colaboración entre usuarios y grupos de usuarios

En el blog hablaremos con detalle y precisión de lo que supone este canal para la industria farmacéutica y de provisión de servicios de salud. También de cómo se están utilizando por algunos agentes y la enorme posibilidad que les ofrece ante su inevitable cambio de modelo de negocio.

A %d blogueros les gusta esto: