Inicio > Permiso para operar, Responsabilidad Corporativa, Transparencia > Un llamado a la ‘reconquista’ de la salud para todos

Un llamado a la ‘reconquista’ de la salud para todos

El pasado fin de semana, durante la soberbia Feria de Arte Contemporáneo Latinoamericano – Foro Sur- tuve la suerte de reencontrarme con un antiguo compañero de los años jóvenes (perdón, más jóvenes) de estudio y proyectos ilusionados en epidemiología y medicina preventiva.  Fueron unas horas de recuerdo de tiempos lejanos en la magnífica universidad de Tufts en Boston, cuando uno estaba convencido de la bondad y factibilidad de sus deseos de contribuir a mejorar la atención a los enfermos.

Vodpod videos no longer available.

Mi amigo Michael me explicaba con precisión profesional y ojos brillantes cómo estaba ultimando un proyecto para que los clientes de la aseguradora con la que trabaja en los Estados Unidos accedieran a su información de salud, compartida con sus médicos, disponiendo de un sofisticado sistema de red social para aprender y compartir, dentro de una planificación personal de salud. Todo enmarcado en la determinada y determinante estrategia sanitaria del presidente Obama dirigida a la autogestión de la salud, como forma más eficaz de conseguir mejores grados de bienestar para los ciudadanos y contener -o al menos racionalizar- los costes de las prestaciones sanitarias.

Michael percibió el mismo brillo en mis ojos mientras escuchaba sus proyectos -quizás porque me transmitía una esperanza y ambición que a mí tanto me cuesta mantener-  aunque también se percató de mi incapacidad para ocultar cierto  tinte de decepción amargada. Tinte que empezó a comprender cuando le expliqué mis ya casi décadas dedicadas a acumular datos, pruebas, razones y argumentos con que convencer sobre la necesidad de un giro hacia el paciente, de la colaboración entre agentes, de la creación de marca y servicio al cliente como vector de crecimiento y progreso, de…. A medida que el sol nos calentaba en la magnífica Plaza Mayor de Cáceres, yo iba transpirando la  frustración y desesperación del consultor en las organizaciones -ya sea desde fuera o desde dentro- temerosas del avance y fóbicas del cambio.

Mi colega quiso equilibrar nuestra percepción de las vivencias profesionales que ambos estabamos exponiendo al sol extremeño y me habló de lo difícil que es innovar en un sistema duro y exigente como el estadounidense. Persiguiendo siempre mayores cotas de beneficio y en una competencia feroz entre personas y organizaciones. Me quisó inyectar fuerza haciéndome ver que aqui lo tenemos todo por conquistar con la ventaja depoder aprender de los errores cometidos en USA. Quiso ilusionarme poniendo ante mí la inmensidad virgen por conquistar y las muchas recompensas que me esperaban si persistía en mi visión y no cejaba en me empeño por transformala en instrumentos útiles para el bienestar de las personas. Para materializar el reencuentro con las cotas de salud que, paradójicamente, estábamos perdiendo, igualándonos con sociedades menos “sanas” por cultura y tradición.

Y lo hacía en la plaza de los conquistadores. De donde cientos de antepasados partieron con ambición y capacidad emprendedora hacia lo desconocido. En busca de honor y grandeza primero, riqueza y privilegios después. Aquella tarde culminó con una amigable cena en compañía de mi pareja y algunos amigos galeristas, que explicaron su desesperanza para salir adelante en un ambiente de crisis, especulación e incremental desinterés por la cultura.  En el país donde hace solo unos años cualquiera podía hacerse rico (Solchaga, dixit) sin necesidad de preguntarse cómo.

Al día siguiente desperté desayunando frente a la imponente estatua de Francisco Pizarro en Trujillo. Ciudad de nobles y conquistadores capaz de transmitirle a uno el afán de superación, la grandeza de las grandes empresas y la ambición de ir más allá. Paseando entre sus palacios monumentales, contemplando las imponentes fachadas renacentistas, me vino a la mente una idea fundamental que, quizás, a todos los que nos dedicamos a buscar fórmulas de mejorar el paradigma de mantener la salud, se nos olvida: el entorno socio-económico del que queremos conseguir avances y su actitud hacia la vida.

Los grandes nobles venidos de Galicia y País Vasco a tierras extremeñas buscaban gloria y riqueza. Pero partían de una asunción de pérdida ante el poder musulmán. De un reconocimiento de sus errores y de una aceptación de los grandes avances que el moro trajo a la península.

Comparado con la actitud y espíritu de esta tierra desde hace ya demasiadas décadas, la situación no puede ser más distitnta. El inmovilismo se adueñó de nuestro ser social en horas oscuras de golpe de estado e imposición de ideas  y valores alejados de la libertad, la capacidad para emprender, el estímulo innovador y la búsqueda de gloria. Quizás el exilio masivo de muchos de los grandes científicos y creadores contribuyó a empobrecer el entorno social, pero lo cierto es que la libertad ganada hace tres décadas no ha sido capaz de devolvernos ese espíritu. La libertad por sí sola -sin instrumentos para ejercerla- es sólo un espejismo.

El mundo sanitario es un reflejo de la sociedad-espejismo construida en estos años. Y el inmovilismo, el miedo al fracaso, el recelo ante la innovación se han instalado muy fuertemente. La actitud de agarrarse a la pequeña ganancia cortoplacista, el control del mercado en sus distintos aspectos e intervenciones, el beneficio pequeño pero seguro han dominado y dominan el pensamiento, la actitud y la gestión cotidiana de las organizaciones españolas. También de las sanitarias, que llevan más de 25 años hablando de los mismos problemas sin resolverlos, ni avanzar.

Ello hace que los avances que se incorporan, lo sean sin una intención real de provocar un cambio en las reglas de juego. Necesario para avanzar. La vieja táctica de Lampedusa de que “todo cambie para que todo siga igual”, se adhirió a nuestro espíritu social con la fuerza de una lapa, adherencia promovida por el miedo a la vuelta atrás, al palo y la imposición.

Y mientras recordaba el impulso y el apoderamiento  que sentí hace poco en mi labor privilegiada como jurado de los Health Engagement Strategies Awards (HES Awards) , pensaba en cómo el mercado sanitario español lleva más de 30 años discutiendo sobre los mismos problemas. En cómo la actitud mayoritaria de los médicos proletarizados no ha cambiado en lo sustancial, cómo las empresas farmacéuticas y las filiales de las multinacionales se aferran a un estatus quo de mercado hiperregulado y cerrado en el que paciente es sólo una excusa necesaria, cómo las aseguradoras pretenden seguir mamando de la parasitación de la sanidad pública, etc etc… Cómo hay una resistencia formidable a abandonar el espejismo.

Pero así es como el monstruo autoritario se alimenta.Devorando nuestra iniciativa mediante el control y las barreras de entrada al mercado. A cualquier mercado:

profesional: cupos de MIR y facultades, determinadas especialidades acotadas, organización jerárquica académica y mantenimiento del autoritarismo médico, negación de la participación del paciente en su salud, etc etc

empresarial: legislación de patentes abusiva y favorable a la copia, autoregulación que mantiene disfrazadas las prácticas de dudosa ética, ojos ciegos ante la irresponsabilidad corporativa, etc.

social: bajo o nulo asociacionismo civil, legislación minimizadora y complicada de los derechos del consumidor, nula pedagogía sobre el consumo de bienes y servicios.  Menos aún en el entorno de la salud en el que la asimetría de información parace un principio incuestionable..

Pero no quiero hacer este post más largo de lo recomendable. En unos días hablaré de ejemplos entre los distintos agentes del sector, de supuesta incorporación de avances e innovaciones cuyo único destino es mantener las cosas como están. Y ahí reside la raíz de la frustración del profesional bienintencionado y mejor preparado: Olvidar la verdadera intención del mercado en el que se desenvuelve.

Anuncios
  1. 6 julio 2013 en 2:39 PM

    I love what you guys tend to be up too. This type of clever work and coverage!
    Keep up the great works guys I’ve added you guys to our blogroll.

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: